Transmisión del coronavirus se aceleró en la parroquia de Iñaquito

Ninguna otra parroquia de la capital, ni urbana ni rural, ha aumentado tanto el número de contagiados por covid-19 como Iñaquito. Esta zona del norte encabeza la lista de sectores donde más nuevos infectados se han registrado en el presente mes. Desde el 30 de septiembre hasta el 16 de octubre esta parroquia urbana pasó de tener 999 contagios, a 1 694. Es decir, en algo más de dos semanas sumó 695 casos. El segundo lugar lo ocupa Chillogallo, en el sur de Quito, que en ese mismo período registró 681 nuevos positivos. Pero entre las dos zonas hay una gran diferencia. Mientras en la populosa parroquia del sur habitan 72 743 personas, en la del norte viven 44 376. Si bien Iñaquito nunca ha estado entre las cinco parroquias con más contagios de la capital, ha venido escalando y cada vez se acerca más. Hoy ocupa el puesto número nueve, pero si se toma en cuenta la tasa (número de casos según su población), ocupa el séptimo lugar. ¿A qué se debe ese aumento? Iñaquito tiene una particularidad: es el corazón financiero y comercial de Quito. A lo largo de sus avenidas hay entidades bancarias, restaurantes, cafeterías, cines y al menos seis centros comerciales grandes y tres pequeños. El movimiento vehicular empieza a las 07:30 y el de peatones que arriban a la zona para realizar algún trámite, arranca a las 10:00. Paola Burbano, vicepresidenta del Comité Barrial de la avenida República de El Salvador, cuenta que a esa hora llegan los motorizados, mensajeros, personas que hacen entregas de todo tipo y visitantes de las oficinas. A partir de las 13:00, en cambio, los grupos de personas que salen de oficinas rumbo a restaurantes y patios de comida se adueñan de las veredas. Luego del almuerzo, el tránsito peatonal disminuye y tiene otro pico a partir de las 16:30, cuando salen los oficinistas. Pasadas las 18:00, se llenan las cafeterías, los restaurantes y centros comerciales. En la avenida Amazonas, Naciones Unidas , Shyris y 6 de Diciembre la congestión vehicular es abundante, lo que atrae a vendedores informales. En los semáforos se ofertan todo tipo de productos: frutas, verduras, artículos para celular, mascarillas y más. Los ambulantes usan tapabocas, pero mal colocados. Se lo bajan a la barbilla o se descubren la nariz. El comercio informal es otro de los puntos rojos donde hay propagación del virus, según Burbano. Asegura que el problema no solo se presenta en las vías principales sino que se extiende a otras calles como la Suecia, la Portugal y la Moscú. Admite que en el sector no todos los moradores usan mascarilla, sobre todo en las áreas comunales de los edificios. Ella es administradora de dos construcciones y cuenta que las personas tienen la mala costumbre de llegar a la recepción y sacarse el tapabocas. Gracias a las cámaras de video pudo ver cómo en el interior de los ascensores la gente no usaba protección y tosía o estornudaba, por lo que inició una campaña. Envió mensajes a los dueños y arrendatarios, y colocó letreros en las áreas comunales. Quien comete esa falta es multado con USD 20. Burbano añade una causa más: la zona es habitada por un gran número de turistas que rentan departamentos por tres o cuatro días, por motivos laborales. Afirma que hay muchas personas que viajan y utilizan el aeropuerto internacional, y en los departamentos no hay un buen control del cumplimiento de las medidas de bioseguridad, ni se les pide pruebas para ingresar. Francisco Pérez, director Metropolitano de Políticas y Planeamiento de la Secretaría de Salud, explica que el ser una población que viaja con frecuencia es una de las razones por las cuales, cuando la pandemia empezó, fue la primera parroquia en registrar casos. Cuenta que luego se mantuvo en números bajos pero las últimas tres semanas ha despuntado, lo que tiene que ver con la finalización del estado de excepción y la flexibilización de algunas restricciones que han permitido la apertura de locales y más movilización. Por esa razón, en las últimas reuniones con las autoridades municipales y gubernamentales decidieron aumentar los controles para que se respeten los aforos y evitar aglomeraciones. Esta semana se intensificarán los operativos. El aumento de positivos -dice- no tiene mucha relación con el aumento de número de pruebas que el Municipio realiza en el Distrito, porque hasta el momento ninguna brigada móvil ha hecho testeos en esa zona. Desde esta semana estarán en territorio. Los moradores piden a las autoridades que refuercen los controles en la zona y en el parque La Carolina. En contexto Quito continúa siendo la ciudad con más contagios del país. Hasta ayer, según el Ministerio de Salud, registraba 45499 positivos. Las autoridades realizan operativos de control en las parroquias con más infectados para frenar la propagación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *