Más de 300 hectáreas de suelo fueron consumidas por un incendio forestal en el sector Pichanillas

Más de 300 hectáreas de suelo fueron consumidas por un incendio forestal en el sector Pichanillas, del cantón Girón, que empezó el miércoles de la semana anterior y mantuvo en alerta a los bomberos.

Otro en Pucará ha dejado 100 hectáreas de vegetación afectadas. Esta semana, brigadistas del Cuerpo de Bomberos de Cuenca acudieron a sofocar el fuego en  parroquias rurales de Cuenca: Nulti, Sinincay, El Valle y Molleturo. En lo que va del año, al menos 680 hectáreas han sido afectadas por incendios forestales en Azuay, según el registro de la Secretaría de Gestión de Riesgos.

De las consecuencias de estos incendios forestales habla Danilo Minga, biólogo especializado en Agroecología y docente de la Universidad del Azuay.

p- ¿cuáles son los efectos de los incendios forestales en el medioambiente?
r. Los efectos son varios. El primero es la pérdida de cientos o miles de individuos de especies animales, plantas y de microorganismos. También hay impactos al aire, con la emisión del CO2, que tiene efectos muy negativos en la atmósfera. Estos incendios contribuyen de manera significativa al cambio climático. Además, hay impactos a la salud humana, a la comunidad de las zonas afectadas y, por supuesto, impactos al suelo, cuyos componentes cambian; se quema materia orgánica. Si bien, los primeros días queda ceniza y eso puede ayudar a ciertas plantas, básicamente el suelo se calcina. Los efectos de los incendios forestales son permanentes.

p- ¿qué ocurre con el suelo tras un incendio forestal?
r. Los componentes del suelo cambian y dejan espacios libres a la erosión, que es la pérdida de la capa arable por diferentes agentes, básicamente el agua. Normalmente, en condiciones naturales, el suelo está protegido, ya sea por cobertura vegetal, que pueden ser pastizales, páramo o bosques, que es mucho más efectivo. Cuando llueve, el bosque es como un colchón y el agua se escurre lentamente y por eso tenemos agua. Los bosques son reguladores; entonces, si perdemos la vegetación, el agua cae directamente al suelo y físicamente remueve el suelo y eso es arrastrado por correntías hacia las quebradas.  El agua se ensucia y la lluvia puede provocar inundaciones rápidas. Los efectos a mediano plazo son que después hay sequía.

p- ¿Después de un incendio eso se puede revertir?
r. Algunas partes se pueden recuperar, pero en un tiempo muy largo. Los bosques, como estaban en su estado inicial, nunca se recuperarán. Hay especies de plantas nativas que tardan cientos de años en crecer, no es fácil decir vamos a reforestar, porque ni siquiera se conocen todos los métodos para propagar; por ejemplo, con los bosques de polylepis que hay en la parte alta del Cajas, es una especie que para ser un árbol grande puede tardar cerca de 400 años. Entonces son especies que no se pueden recuperar a mediano plazo. Las especies necesitan ciertas condiciones climáticas para que puedan subsistir y eso también se va alterando. A veces cuando se intenta revegetar se produce un impacto negativo.

p- ¿qué impacto?
r. Cuando la revegetación se hace con especies introducidas, como el pino y el eucalipto. Estas especies secan el suelo y, en vez de mejorar, pueden perjudicar a largo plazo. Cuando solo se revegeta con especies nativas, en ningún caso se puede recuperar la diversidad original. Por eso la gente se desmotiva, solo especies como el aliso, el nogal, son usadas con frecuencia, pero otras jamás se usan. No hay mucho trabajo en revegetación de espacios afectados.

p- el incendio más grande de este año ha sido en pichanillas ¿qué consecuencias tendrá?
r. Se ha quemado bosque nativo altoandino, este bosque alberga una gran biodiversidad de plantas, animales y microorganismos. Básicamente, muchos individuos pueden extinguirse localmente, porque hay muy pocos.

p- hace dos años hubo un incendio en el cajas, ¿qué ha pasado en ese suelo?
r. Sí, antes del incendio nosotros teníamos registradas varias especies nuevas en esa zona y algunas se quemaron. El suelo ahí se deterioró. El Cajas es un área con mucha diversidad que se expone cuando hay quemas forestales. Hay plantas endémicas y, si las perdemos en incendios, las especies se extinguen.

p- ¿Cuáles son los efectos más directos en la población de un incendio forestal?
r. La erosión hace que la época de estiaje sea más drástica, menos agua para la gente por un lado; más lugares proclives a derrumbes y, obviamente, hay una afección a la salud humana; durante el incendio, afecta el humo, pero después del incendio queda el polvo. Además se reducen las áreas de vegetación que algunas comunidades aprovechan, por ejemplo para la medicina.

p- ¿cuál es el efecto del fuego en los páramos?
r. A los páramos les queman para que rebrote la paja. Hay lugares que han sido afectados y donde ya se puede ver esas consecuencias.  Algunas especies en el páramo se han adaptado a las quemas; por ejemplo, la paja, que tiene yemas hacia adentro del suelo que no mueren; se quema todo hacia arriba y luego de un tiempo rebrota; pero el impacto claro es la pérdida de la mayoría de especies.

p- otro efecto es la desertificación
r. El suelo puede ir regenerándose, pero llega un punto de impacto donde esa capacidad se perdió y ahí viene el proceso de desertificación, cada vez erosiona más y más y se hace un desierto. Hay zonas secas que ya están desertificadas, producto del impacto de la gente, como El Descanso. Hay otras que naturalmente son secas, pero ahí también hay una vegetación sensible, porque ya está adaptada a esas condiciones y cuando se pierden esas especies ya no crecen otras.

p- ¿tiene algún sustento la creencia de que las quemas atraen la lluvia?
r. Eso no tiene ningún sustento, a veces puede haber coincidencias. A veces queman en estos tiempos, pero en septiembre normalmente caen las primeras lluvias. Pero no es causa de la quema. No todas las creencias tradicionales son buenas. (I)

380
hectáreas afectadas dejó el incendio en el sector Pichanillas, de Girón.
1.609
hectáreas se quemaron en el 2017 en toda la provincia del Azuay.

especies. Los bosques quemados en Pichanillas eran el refugio de mirlos, torcazas, pavas, conejos, entre otros animales.
molleturo. Este mes se reportaron dos incendios en esta parroquia, uno en el sector del campamento Compte y el otro en Río Blanco.
recomendación. Los bomberos piden tener cuidado al encender fogatas o quemar restos agrícolas, porque el fuego se propaga con facilidad.
Estos incendios contribuyen de manera significativa al cambio climático. Además hay impactos a la salud”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *