Lo que más se cultiva son papas y maíz

Las hortalizas y las papas son los alimentos locales que más se comercializan en los mercados. PSR

A los agricultores se les enseña a diversificar producción en caso de situaciones climáticas adversas.

La caña de azúcar para producir azúcar, el banano y la palma africana, son los principales cultivos permanentes que se producen en la Sierra. Esto de acuerdo con una reciente investigación del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Se cultivan 1.471.090 unidades de caña de azúcar, 550.970 racimos de banano y 438.033 unidades de palma.

Mientras que en los cultivos transitorios, el primer lugar lo ocupa la papa con 377.090 unidades; el maíz duro seco con 136.521; y, el brócoli con 114.272.

En el caso del Azuay, los productos que más se comercializan en los mercados de la provincia son las hortalizas y las papas, cuyo cultivo es local. Así lo explica John Atiencia, director distrital del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP).

A estos le siguen los productos que vienen directamente del norte como el maíz suave (choclo) y las legumbres en vaina: fréjol, habas, arvejas y chochos.

En cuanto a frutas, las de temporada como las manzanas (en los meses de abril y mayo) son las que más se venden en los centros de abasto, acompañados de los cítricos, frutos de la costa y las importadas.

Producción

El MAGAP del Azuay atiende mensualmente 4.900 hectáreas de cultivos, principalmente de pastos para ganadería, hortalizas, maíz, fréjol, papa, trigo y cebada, detalla Atiencia.
Para apoyar a los pequeños y medianos productores, la institución organiza 38 ferias para que las familias que se dedican a la agricultura comercialicen sus productos directamente al consumidor.

Eduardo Idrovo, gerente de la empresa Agroazuay del Gobierno Provincial, afirma que “el Azuay es plenamente agroecológica”. Los principales cultivos son: maíz, papas y habas en las zonas de la Sierra. Mientras que en la parte costanera el banano y los cítricos son parte de la producción.

Sin embargo, desde Agroazuay se da asistencia a los agricultores para diversificar su producción y así no dependan de un solo cultivo.

Esto hace que por situaciones climáticas como la sequía, heladas, exceso de lluvias, si se destruye un cultivo específico, el agricultor tenga otras alternativas.

Es así que a más de las papas y el maíz también se cultivan arvejas, quinua, avena y hortalizas. A esto se suma la crianza de animales menores como los cuyes, gallinas de postura, pollos de engorde, trucha y tilapia.

Idrovo asevera que esto ha permitido incrementar la producción agropuecuaria en la provincia.

Anota que la capacitación, asistencia técnica, la corresponsabilidad de los productores y la comercialización directa al consumidor en ferias agroecológicas benefician a la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *