Las comunidades de Guaranda espera la llegada de turistas.

Las 3 000 plazas de hospedaje disponibles en la ciudad de Guaranda, en Bolívar, resultan insuficientes para cubrir la demanda de turistas durante los festejos de Carnaval. Para los cuatro días de asueto, el sector turístico de esta provincia espera el arribo de al menos 50 000 visitantes para las diferentes actividades festivas de esos días. Para cubrir este déficit, varias familias de Guaranda adaptan espacios de alojamiento temporal en sus viviendas, para quienes no encuentran hospedaje, una práctica que lleva unos siete años. En diferentes sectores de Guaranda se alquilan habitaciones para los turistas que llegan principalmente desde Guayaquil y Quito. “Les cobramos precios cómodos. El servicio es para quienes no tienen dónde quedarse”, cuenta José Pérez, propietario de una de las viviendas donde se espera a los viajeros durante Carnaval.

El hombre, de 50 años, acomoda los cuartos de su pequeña casa ubicada en el sector de San Rafael, a 4,5 kilómetros de la vía a San Miguel de Chimbo. Allí cuenta con espacio para acoger a 12 personas. Tiene cuatro dormitorios equipados con televisión, una cocina y comedor donde ofrece además platos típicos como cuy asado con papas y zarza, caldo de gallina criolla, trucha frita y asada. “La idea es brindar a nuestros huéspedes la mejor comodidad, para que regresen para el próximo año”, cuenta Pérez. En este inmueble también hay una cancha deportiva disponible para los turistas. Pérez también les recomienda ir a la Cascada Milagrosa que está a 500 metros de su casa. “Ahí pueden bañarse, pasear y disfrutar de la naturaleza”. El viernes anterior, Pérez y sus familiares trabajaron en los últimos arreglos de este lugar. En cada habitación colocaron dos camas de dos plazas. Gustavo Fierro, responsable del departamento de Turismo del Municipio de Guaranda, reconoce que este tipo de hospedaje es informal pero es la única alternativa ante la falta de establecimientos que oferten este servicio en la ciudad. Además, agrega Fierro, la llegada masiva de turistas ocurre especialmente en Carnaval. Por ello, son varias familias las que ayudan a suplir esa necesidad de la urbe. También hay turistas que se hospedan en casas de familiares, vecinos o amigos.

“Esta temporada es importante para la ciudad, porque la economía se dinamiza en los cuatro días, y eso es positivo para la urbe”. El funcionario cuenta que en años anteriores el Municipio llevaba un registro de las casas que ofrecían hospedaje, para informar a los viajeros. Pero indica que este proceso se dejó de hacer por falta de iniciativa. “Conocemos que aún varias familias ofrecen ese servicio, puesto que en Carnaval la gente hasta duerme en la calle o en sus vehículos”. En el barrio Curgua, en la vía Guaranda-Chimbo, está la casa de Oscar García. En esta edificación de ladrillo, pilastras de madera y techo de teja hay espacio para 10 personas. La casa tiene cinco camas, muebles, un baño, comedor, cocina, televisión y equipo de sonido. “Todo está listo para recibir a los turistas que deseen hospedarse. Tienen todas las comodidades para una familia”, explica García. En los hogares que ofertan habitaciones se cobra USD 10 en promedio, por persona y por noche. En algunos casos eso incluye alimentación. “Es una casita de campo donde la familia puede cocinar, utilizar la vajilla y conocer todas las instalaciones”, dice García. Pérez ofrece también cabalgatas por los senderos de su propiedad. Todos los años espera esta temporada para tener ingresos que le ayuden a su familia. Dos meses antes del Carnaval, él o sus familiares promocionan la vivienda a través de redes sociales.

Los propietarios de hoteles exigen un mayor control de estas alternativas de hospedaje, aunque reconocen el déficit de camas en Carnaval. Por ello, aplican estrategias para atraer a los viajeros que puedan hospedarse en sus instalaciones. Paúl Romero, gerente del Hotel Palacio Real, invirtió USD 140 000 en mejoras de casi todas la infraestructura de su establecimiento. Este hotel está en el centro de Guaranda y tiene 20 habitaciones individuales, dobles y triples. En el hotel El Ángel, localizado en el sector de Vinchoa, a dos kilómetros del centro de Guaranda, se invierten cerca de USD 3 000 para varios arreglos y para el cambio del menaje. Magaly Vaca, propietaria, indica que las 17 habitaciones ya están reservadas por turistas de Guayaquil y Quito para el feriado. Las separaron con un mes de anticipación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *