La obra estaría lista en abril, se alista remodelación de mercado

Tras diez años de espera por obra, se alista remodelación de mercado

Teresa Romero es parte de los doce comerciantes que trabajaban en el mercado de la 28 y Gómez Rendón, el cual presentaba deterioro en su estructura.

Local de abastos, en 28 y Gómez Rendón, con 12 vendedores formales y 173 informales.

Diez años. Cerca de 200 comerciantes, formales e informales, llevan una década esperando la remodelación del mercado de la 28 y Gómez Rendón, en el suburbio de Guayaquil. El alcalde Jaime Nebot, dijeron los dirigentes, les ofreció la obra en julio del 2008 y se adjudicó por $ 1 millón el 23 de agosto.

Casi dos meses después, el lunes 22 de octubre, empezó la demolición de las dos estructuras del mercado. En una había pilares y techos, y en la otra 36 cubículos, pero solo en 12 funcionaban puestos de vendedores de víveres y artesanías, a quienes les notificaron, el sábado 20, que debían retirar sus productos antes del derrocamiento, dijo Dioselina Vilema, una de las expendedoras.

“Nos sentíamos abandonados, todos los años se escuchaba que venían (del Municipio) a arreglar, y nada”, reclamó Teresa Romero, de 85 años, que al igual que sus compañeros cuestionaron la desventaja de competir con los 200 vendedores ubicados en la calle 30.

Ahí los expendedores, agrupados en la Asociación de minoristas Jaime Roldós Aguilera, esperan que se agilice la construcción del mercado, solicitado al Municipio en una carta, en 2008: “Es nuestro pedido y el compromiso de su palabra que nos hizo en su visita a los trabajos de regeneración el 10 de julio del presente año (2008); que la remodelación y ampliación del mercado de las calles 28 entre Gómez Rendón y Maldonado, es una realidad…”.

Alberto Bardellini, presidente del gremio, mostró esta carta, de septiembre del 2008, y otras trece que enviaron hasta el año pasado al Cabildo para insistir en la obra y pedir el desalojo de informales. El Municipio les contestó, según los documentos de los dirigentes, en cuatro ocasiones. En el 2012 les confirmó que la obra estaba en el plan anual de contratación, en el 2016 el Cabildo les comunicó que harían un rediseño del mercado por haber redes de tuberías bajo una parte de la vía. En 2016 y 2017, la obra también estuvo en el plan.

El contratiempo con las redes de aguas retrasó la obra hace unos cinco años, estimó Gustavo Zúñiga, director de Aseo Cantonal y Mercados del Municipio. “Se tuvo que hacer planos nuevos, remover esa infraestructura, readecuar, redirigirla y eso corre a cuenta de otras entidades…”, dijo.

La espera parecía haber terminado. El 3 de julio, Nebot anunció en Twitter: “La obra social continúa en Guayaquil con la firma de tres nuevos contratos, en los que se encuentra la remodelación del Mercado Municipal de las calles 28 y Gómez Rendón…”, escribió.

Sin embargo, el proceso estuvo detenido cerca de dos meses, en la etapa de ‘calificación de participantes’, según el Servicio de Contratación Pública, entidad que habría observado un “error de tipeo” del contratista en un componente (valor agregado nacional) de la oferta, indicó Carlos Hernández, director de Infraestructura Comunitaria del Cabildo,

La obra se tenía previsto adjudicar en julio, pero se lo hizo el 23 de agosto. La licitación, según Hernández, la ganó el consorcio Mercado Veintiocho CB FS, cuyo procurador es Carlos Borbor Muñoz.

El nuevo mercado, agregó Hernández, comprende cuatro edificaciones, desde Gómez Rendón hasta Letamendi. Ahí habrá 131 puestos, pero el centro de abastos tiene 12 comerciantes formales y 173 informales asociados que laboran a dos cuadras. No todos los vendedores entrarán en el centro, serán seleccionados por los censos, antigüedad, actividad y presencia, explicó Zúñiga.

Los expendedores pidieron que todos sean reubicados.

Teresa Romero, Segundo Adriano, Andrés Barzola, Rosa Iza y Ángela Soria esperan que pronto estén listos los puestos para retomar sus ventas, que según Adriano, eran bajas. “A veces no se vendía; en un día bueno hacía $ 15”, dijo.

Los informales, quienes al contrario dijeron que las ventas son buenas, ansían un puesto para estar tranquilos. En el mercado cancelarán una tasa de $ 4,25 por m², menos que los

$ 2,50 diarios que pagan por el alquiler de una bodega donde guarda su carreta, dijo Gabriel Morocho, vendedor de carnes.

La obra estaría lista en abril. El plazo es de seis meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *