La mitad de hogares guayaquileños sí clasifica sus residuos

 La mitad de  hogares guayaquileños sí clasifica sus residuos

Trabajo del Skimmer recogedor de basura, junto al puente de la A., escarba en la planta tricturadora.

El plástico y el papel o cartón son los tipos de residuos que más se clasifican en los hogares guayaquileños. Aquello no significa que todos esos residuos serán reciclados. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) indica que el 50,48% de los hogares de la ciudad separó al menos una parte de su basura el 2017.

De los que clasifican, casi la mitad de hogares (48%) respondió que separa el plástico y un 21%, el papel o cartón. Lo menos clasificado son los desperdicios orgánicos. El problema es la disposición final.

Por ejemplo, el 94% de los que separaron la basura orgánica la depositaron con el resto de la basura común. “Hay un negocio de reciclaje que necesita esa clasificación en la fuente, así como el mismo Municipio necesita agilitar la separación en la fuente para que se alargue la vida útil del relleno sanitario; se generen más plazas de trabajo; se creen soluciones para evitar ciertos desechos”, dice la ambientalista Inés Manzano.

Como experta en derecho ambiental, Manzano agrega que el Cabildo tiene la obligación constitucional de asumir la competencia del reciclaje. “Si de ese 50% de hogares que clasifican se supiera cuánto se vende y cuánto se regala sería interesante para motivar a que más gente lo haga por ventas, pues tener un sistema de esa naturaleza”, dice.

Ella considera que falta información de mayor calidad por parte del INEC y de las autoridades locales: “El Municipio de Guayaquil no tiene abierta la información para saber qué tipos de residuos hay, en dónde se están generando, por qué no se recicla. Estamos hablando de una sociedad que no sabe reciclar y que no tiene ningún incentivo”.

Con esto concuerda Andrea Fiallos, presidenta de la Fundación La Iguana, y, además, recomienda al Cabildo tomar los ejemplos de ciudades nacionales que comenzaron a aplicar programas para la clasificación de sus desechos.

“Cuenca y otras ciudades de la Sierra son pioneras en el país con sus sistemas de recolección y clasificación de basura. En Cuenca te multan si sacas una funda de basura con los residuos que no corresponden, campañas mediáticas directas, esos son los ejemplos que Guayaquil debe analizar, aplicar y mejorarlos”, recomienda.

De nada sirve que la mitad de los guayaquileños clasifiquen sus residuos si al momento de la recolección casi todo termina en el relleno sanitario, agrega.

“La mayoría de las direcciones (municipales) son obsoletas, tienen el pensamiento de que con la basura no se puede conseguir dinero y están equivocados. Hay miles de formas para enseñarle a los ciudadanos a reciclar y consumir mejor, reducir el plástico…”, señala la experta.

Además, Fiallos sostiene que la ciudad debe caminar hacia la implementación de un modelo económico que sea más sostenible y rentable: “Guayaquil está atrasada en el reciclaje, movilidad, ambiente, reforestación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *