La época invernal ha llegado y con ello la proliferación de mosquitos, moscas, zancudos y otros insectos voladores

Invierno, época  de palo santo, toldos e incienso

Ramiro Silva, comerciante del mercado central, en su puesto de especias ya ofrece palo santo para ahuyentar mosquitos.

La época invernal ha llegado y con ello la proliferación de mosquitos, moscas, zancudos y otros insectos voladores. Y para combatirlos, esta es la época de alta demanda de insecticidas, pero no todos los usan. Entonces, la opción para un gran sector de la población es el grupo de artículos y productos naturales como los toldos mosquiteros, el palo santo y una especie de incienso en forma de rodela que se la conoce como diente de león.

El objetivo es alejar a los insectos con el humo de estos dos últimos productos, y dormir protegidos con el uso de toldos. Todo con tal de no sufrir picaduras que podrían significar el contagio de enfermedades tropicales como dengue y paludismo.

En Guayaquil, diversos puestos del mercado Central, que funciona en tres áreas privadas mientras se remodela la infraestructura, ofertan una variedad de productos naturales, entre ellos el llamado palo santo, pedazos de madera de ese árbol, que al quemarlo ahuyenta a los mosquitos.

Nancy Sagnay, comerciante del producto, comenta que esta semana se ha visto un poco más de demanda, pero no tanta como en otros años. Hay quienes llegan a comprar y adquieren hasta tres fundas.

El precio del palo santo está a 50 centavos de dólar; la funda es de tamaño regular y contiene varios de estos pedazos de troncos secos.

“No podría decirte cuántos exactos, pero sí se han vendido en grandes cantidades”, comentó María Cepeda, mientras acomodaba las hierbas y productos naturales que ofrece en su puesto, que registra más clientes esta semana.

Otros dueños de locales y puestos de esta zona comercial guayaquileña comentaron que la venta no ha sido tan fructífera hasta el pasado fin de semana porque las lluvias recién subieron de intensidad. Esperan que los próximos días la venta se incremente.

Dennis Cedeño es compradora. Ella llevaba cinco fundas de palo santo para sahumar su casa, según dijo.

En su vivienda, ubicada al sur de la ciudad, aún no llega una gran cantidad de mosquitos, pero tiene un niño de 2 años y prefiere prevenir y empezar a limpiar la vivienda para evitar enfermedades.

Ella coloca de tres a cinco trozos de palo santo sobre una olla de aluminio vieja. Una vez que se prenden los pone en los rincones de la casa.

“El olor es un poco fuerte, a mi hijo me lo llevo a dar una vuelta mientras eso se apague”, manifestó.

En otro sector del centro de la urbe cuelgan los toldos mosquiteros, amarillos, celestes y rosados, los colores que los clientes prefieran.

Ronelia Cayambe, comerciante de uno de los puestos en el mercado de artículos varios conocido como de las Cuatro Manzanas, dijo que la venta aumenta cuando los mosquitos se ‘alborotan’.

Desde la semana pasada se han vendido los toldos, cuyo valor va desde $ 10 a $ 12. En el día vende de 10 a 20 toldos. Los precios varían, dependiendo del tamaño de las camas.

Mariana Morocho espera que las ventas aumenten aún más estos días.

Mientras, en supermercados y tiendas se ofrecen a un dólar las rodelas, que se las quema para alejar insectos. (I)

Apuntes

Mosquitos

Enfermedades

Algunos mosquitos son transmisores de enfermedades y una picadura del insecto puede producir dengue, paludismo, chikungunya, zika.

Otros productos

Supermercados ofrecen otros productos para ahuyentar a los insectos como luces aromáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *