La cárcel de Turi, en Cuenca se convirtió en un escenario de amotinamiento.

El hecho se llevó a cabo dos semanas después que finalizó el estado de excepción decretado por el Gobierno en el sistema penitenciario del país, a las 10:30 de la mañana, en dicho acto participaron al menos 300 presos, según las declaraciones del gobernador (e) de Azuay, Xavier Martínez.
El incidente provocó la destrucción de 120 cámaras de seguridad, puertas y otros bienes. El sitio más afectado fue el “Policlínico” lugar donde se presta atención a las personas privadas de la libertad.
Entre las personas que resultaron heridas están, un policía que presenta una herida de tres centímetros de profundidad en la frente y otras lesiones en el cuello. A esto se suman tres personas privadas de la libertad heridos.
El amotinamiento fue controlado por la Policía Nacional y Agentes de Seguridad Penitenciaria. Una vez que la situación fue controlada, alrededor de las 14:00, la Policía permaneció en la parte alta de los pabellones y la vigilancia fue reforzada con el uso del helicóptero policial.
Durante los altercados, el CRS Turi fue rodeado por personal del Grupo de Operaciones Motorizadas, Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO), la Unidad de Equitación y Remonta (UER), entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *