Identifican el gen que permite a ciertos animales regenerar partes amputadas de su cuerpo

Un grupo de científicos de diversas universidades estadounidenses localizó secciones del ADN responsables de activar los genes que permiten a ciertos animales regenerar órganos, tejidos o extremidades amputadas, según una nueva investigación publicada recientemente en Science.

Durante el estudio, los científicos se dieron a la tarea de identificar los potenciadores de respuesta regenerativa (ERR, por sus siglas en inglés), regiones del ADN encargadas de controlar la regeneración de los tejidos, en dos especies de peces relacionadas entre sí pero con 230 millones de años de distancia evolutiva: el pez cebra (‘Danio rerio’) y el killi africano (‘Nothobranchius furzeri’), explica la publicación.

A pesar de que los científicos encontraron poca superposición en los genes asociados a la regeneración de tejidos entre ambas especies, fueron capaces de identificar uno en común: el gen INHBA, responsable de sintetizar la proteína inhibina beta A, un conocido activador de la regeneración de tejidos en los vertebrados.

Del mismo modo, estudiaron la respuesta genética regenerativa en ratones espinosos egipcios (‘Acomys cahirinus’) y ratones domésticos (‘Mus musculus’), y encontraron que el gen INHBA también interviene en la regeneración del tejido de los egipcios.

Además, descubrieron que la eliminación del potenciador que regula el INHBA o su sustitución por una versión humana obstaculizaban la regeneración de las aletas y el corazón en los killis africanos, por lo plantearon la hipótesis de que los cambios en las secuencias de estos potenciadores son responsables de las diferencias que se dan entre animales en la capacidad para reconstruir sus tejidos.

«Los animales competentes en materia de regeneración mantienen las actividades de los potenciadores ancestrales para activar tanto la respuesta a las lesiones como la regeneración», explicó Alejandro Sánchez Alvarado, autor principal del estudio.

Para Sánchez, los resultados de esta investigación permitirán a los científicos que estudian el tema tener una «comprensión mucho más precisa de los mecanismos que sustentan la regeneración animal».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *