Guayakill Ride es el nombre de la montaña rusa que se inaugurará mañana en Safari Xtreme.

Montaña rusa

 Tiene una altura de 8,26 metros y sobre un riel amarillo rodará un vehículo con capacidad para 20 personas.

Bajo un fuerte sol, personal técnico ligado a la Fundación Malecón 2000 trabajaba la tarde del pasado lunes en el armado de la estructura del Guayakill Ride, la montaña rusa que empezará a funcionar desde mañana en el parque de diversiones Safari Xtreme, ubicado en el Malecón Simón Bolívar.

El juego está formado por un extenso riel amarillo sobre el cual rodará un tren de color rojo con 5 módulos, que tiene espacio para 20 personas. La estructura tiene una altura de 8,26 metros y está sostenida por unas bases de acero, metal y cemento sobre el adoquín del malecón. Fue fabricada por la firma italiana Visa-SBF, que también elaboró los juegos Extreme Tower 360 y Surfer, en dicho parque de atracciones.

“Primero se reforzó la losa y se hizo una base metálica para poder hacer la montaña. Eso se lo hizo ya hace algún tiempo, cuando estábamos construyendo Safari Xtreme hace un año”, explicó María Luisa Barrios, vocera de la Fundación Malecón 2000.

Agregó que estaba previsto que la montaña rusa se inaugurara en octubre pasado, pero atrasos en la importación de algunas piezas de la estructura modificaron la fecha. “Las partes de la montaña rusa llegaron hace tres semanas desde Italia”, manifestó Barrios.

Días después, 30 técnicos ecuatorianos y tres italianos comenzaron a trabajar en el montaje del Guayakill Ride.

Alexis Pilco, jefe técnico de entretenimiento de la Fundación Malecón 2000, explicó el proceso que se desarrolla para dejar listo el juego.

“Hasta el jueves tenemos que afinar la calibración de sensores, calibrar la fuerza de los motores, para poder tener un mayor control del equipo, para poder frenarlo donde nosotros queramos y para poder arrancar”, expresó Pilco, quien adelantó que ese día, en horas de la mañana, se realizarán las pruebas de funcionamiento de la atracción.

De acuerdo a esas pruebas, se establecerá el tiempo de duración del juego, que fue instalado con base en normas internacionales de seguridad.

“En una montaña rusa lo que tiene que ver mucho es el peralte (inclinación que tiene el riel) que juega con las emociones del público. No es un vagón cerrado, es un vagón abierto y te da una perspectiva de que la velocidad se multiplica por tres, porque vas al aire y vas en una pendiente de caída”, manifestó Pilco.

Barrios indicó que los técnicos italianos que vinieron a efectuar las tareas de montaje han instruido al personal que laborará de forma permanente en la manipulación mecánica del juego.

El costo de la atracción será de 2,50 dólares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *