El índice de radiación ultravioleta (UV) registrado ayer estuvo entre alto y extremadamente alto

Especialista indicó que el protector solar se debe utilizar así el día esté nublado. La luz tiene radiación UV.

El índice de radiación ultravioleta (UV) registrado ayer en la región interandina, en donde se ubica Cuenca, estuvo entre alto y extremadamente alto, según el pronóstico del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMHI).
Los niveles de radiación pueden variar en los próximos días, explicó Rodolfo Molina, director de Pronósticos y Alertas Hidrometeorológicas de la institución. “La radiación UV depende de la cobertura nubosa, es decir, de la cantidad de nubes en el cielo, así que puede reducirse”, dijo.
Sin embargo, las personas deben protegerse todos los días así no haya sol, pues la radiación está en la luz, aseveró la dermatóloga Daniela Villavicencio.
Para esto se debe utilizar un protector solar que tenga un Factor de Protección Solar (FPS) mayor a 30 y que se debe aplicar cada tres horas.
Este debe colocarse en todas las zonas del cuerpo que estén expuestas al sol como la cara, raíz del cabello, orejas, (en el caso de los hombres en la nuca), en los pies si es que el tipo de zapato muestra la piel y en las manos.

Prevención
Cuando los índices de UV son muy altos, a más del bloqueador solar hay que utilizar ropa adecuada con tejidos gruesos y de colores que reflejen el sol (los colores obscuros la absorben), sombrero, paraguas, caminar en la sombra, gafas con filtros UV para proteger la retina, detalló Villavicencio.
La alimentación también es importante, ya que hay riesgo de deshidratarse. De ahí que la especialista recomienda beber abundante agua, ingerir alimentos verdes o rojos como el tomate riñón, pimiento rojo, fresas, etc.
Las uvas, manzanas verdes, frutos secos son recomendables, pues la radiación provoca que el cuerpo segrege radicales libres.
Natalia Guzmán, es agente civil de tránsito de la EMOV EP y pasa unas 8 horas al día al aire libre durante su trabajo.
La agente comentó que para protegerse utiliza protector solar “el que tiene mayor tiempo de duración”.
Además, trata de hidratarse lo más que pueda con agua y comer frutas. “Cuando hay un sol intenso nos afecta de forma física. Uno se siente más cansado”.
Érica Chocho, trabajadora de la EMAC EP, usa gorra, protector solar y una pañoleta que le cubre el rostro para cuidarse. Ella labora unas 10 horas diarias barriendo las calles de la ciudad.
Contó que la empresa le de los implementos para protegerse y que incluso fue capacitada sobre el tema.

Enfermedades

Daniela Villavicencio mencionó que lo más frecuente que ve en su consultorio, en el caso de los niños son las manchas blancas en la cara conocidas como “medios”. Estos aparecen por la exposición al sol. “Los niños que entrenan algún deporte en la tarde son los que más vienen a consulta”.
En los adultos, hay enfermedades de la piel que se agravan por el sol. Lo más temido es el cáncer de la piel, cuyo síntoma son las manchas negras que crecen y puede expandirse a otros órgonas. Esta patología es 100 % curable siempre que se diagnostique a tiempo recordó Villavicencio.
Al vivir en una ciudad alta la dermatóloga sugiere protegerse de los rayos solares y visitar al especialista por lo menos una vez al año.
Siempre que aparezca en la piel una lesión que no cicatrice, aparezca alguna mancha que esté creciendo o que no estaba ahí, hay que acudir a la consulta médica. (PVI)-(I)

PROTECTORES ADECUADOS

La cantidad de protector solar recomendable que se debe poner en el rostro debe equivaler a una cucharada de café, explicó Daniela Villavicencio, dermatóloga. Este no debe frotarse en la piel, sino aplicarlo con movimientos lineales o con palmaditas para que este se quede en la piel.
Al momento de comprar un protector hay que fijarse que el Factor de Protección Solar (FPS) sea mayor a 30. Las personas que tienen piel normal a grasa deben usar un protector solar que sea en gel o loción, quienes tienen piel seca deben usar uno que sea en crema.
Para las zonas del cuerpo con más bellos se recomienda usar uno en espray.
Mientras que para los niños lo ideal es un “bloqueador” solar, es decir, filtros físicos, porque este no se absorbe y así se evitan alergias, ya que la piel de los infantes es más delicada. Incluso los adultos que tienen alergia a los protectores pueden usar uno para niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *