El 65 por ciento de cuencanos transita por veredas deficientes

El 65 por ciento de cuencanos transita por veredas deficientes y por cada cuadra se evidencian seis obstáculos, según un estudio realizado por el grupo de investigación Llactalab de la Universidad de Cuenca. Esto dificulta la movilidad de personas con discapacidad y de la tercera edad, principalmente.

Aceras en mal estado, que no cumplen el tamaño que exige la norma o que tienen obstáculos son algunos de los problemas con los que se encuentran más del 65 por ciento de cuencanos al transitar por la ciudad, esto según un estudio realizado por el grupo de investigación Llacatalab.

Daniel Orellana, investigador de Llactalab, cuenta que desde hace tres años trabajan en el levantamiento de información sobre movilidad. “Son varios los resultados obtenidos en la ciudad, entre ellos tenemos que el 38 por ciento de aceras no cumple con el tamaño que indica la norma”, es decir, 1.2 metros de ancho, según normas técnicas. Además, por cada manzana hay seis obstáculos, dice el estudio.

Se evaluaron 67 rutas, obteniendo como resultado que ninguna cumple 100 por ciento con los parámetros establecidos para accesibilidad en el espacio público. Solamente siete de las 67 rutas cumplen un 75 por ciento.

Orellana explica que las veredas deficientes dificultan la movilidad de personas con discapacidad y de la tercera edad, quienes tienen más problemas para sortear con obstáculos en las veredas.

En eso concuerda Daniel Villavicencio, coordinador zonal 6 del Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades, Conadis, quien menciona que nueve de cada 10 personas con discapacidad tienen un accidente en espacios públicos al realizar sus actividades diarias en la ciudad.

Asegura que esta cifra no es exagerada, pues afirma, con base en su experiencia y de otros compañeros con diferentes discapacidades, que “las ciudades no están diseñadas para nosotros”.

Desde el material de las veredas, hasta los bolardos que hay en estas, “representan un peligro para las personas con discapacidad”.

En el estudio ‘Accesibilidad en el espacio público para personas con movilidad reducida’, se registran alrededor de 11 obstáculos, como paradas, áboles, rampas de casas, que dificultan transitar por las veredas.

Álvaro Vintimilla, director de la Unidad Ejecutora de Proyectos del Municipio, informó que este año se han construido 14 kilómetros de veredas, como parte del proyecto Barrio para mejor vivir.

Explica que cuando se realizan los proyectos de pavimentación en varios sectores, la construcción de veredas es prioridad, sin embargo, en algunos lugares hay casas cuyo retiro frontal está fuera de la línea de fábrica. “Tenemos que negociar con los propietarios para llegar a un acuerdo y construir la acera”, indicó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *