Desde temprano, el movimiento se concentró en el Registro Civil estatal que en apenas 2 horas atendió a 300 usuarios. En su ocho centros zonales atendieron hasta las 14:00

Afuera de  recintos, hubo viajes, trámites,   comercio y  tráfico

Decenas de autos congestionaron la avenida Luis Crespo y las vías aledañas como las Américas y Plaza Dañín. Allí, se concentraban varios recintos.

Pocos autos circulaban con facilidad entre el norte y el centro de la urbe, asimismo desde el sur hacia el mismo centro, el viaje por la avenida Quito tomaba menos de cinco minutos entre la calle Capitán Nájera a la av. 9 de Octubre. Era fluido.

Ese panorama se replicaba en el interior de los articulados de Metrovía, los pocos ciudadanos que usaban el servicio se dirigían a recintos electorales y a sus trabajos, a las 06:30.

Ese movimiento contrastó totalmente con las largas colas y unidades de Metrovía llenas que se observaron la tarde de este domingo, sobre todo en las inmediaciones de los recintos electorales por la afluencia de votantes en horas finales de la jornada.

Desde temprano, el movimiento se concentró en el Registro Civil estatal que en apenas 2 horas atendió a 300 usuarios. En su ocho centros zonales atendieron hasta las 14:00.

Javier Coque, quien reside en Puyo pero está empadronado para votar en la U. Laica, hizo el trámite en unos 40 minutos.

En la terminal terrestre, las filas sumaban más de diez usuarios se concentraban en destinos de Manabí, Santa Elena, Los Ríos y cantones cercanos.

Humberto Moreira llegó de Machala donde residen con su esposa. Allá, él votó pero su esposa debía votar en Ventanas por lo que llegaron a Guayaquil para seguir a ese destino. “Así como vamos por las mismas volvemos porque mañana hay que trabajar”, dijo su esposa Priscila en la espera de la fila.

El comercio también protagonizó la jornada en los accesos a los recintos donde se concentraban los enganchadores de emplastificar certificados. En el colegio Campos Coello, un grupo de scouts ofreció el servicio por $0,25. Allí, al igual que el Aguirre Abad, U. Laica y la mayoría de recintos, se cerró el tránsito en la entrada y se vendió desde tortillas, chuzos, agua, platos fuertes, plantas medicinales, hasta ropa.

Pasado el mediodía, el tráfico se volvió caótico, en vías internas del Suburbio en las inmediaciones del colegio Otto Arosemena los autos les tomaba más de una hora en salir hacia la calle 29, incluso arranchadores aprovecharon para robar.

Mientras tanto, en parques y malecones el movimiento fue escaso, los votantes estaban concentrados en los resultados de la votación.

Grupo de Scouts: Emplastificaron certificados

Kennya Suárez y María Salas fueron parte del grupo Scouts número 3 de la Asociación del Guayas que plastificaron más de 500 certificados de votación en las afueras del colegio Campos Coello, en La Atarazana, en el norte de Guayaquil.

Ellos con autorización de sus padres utilizarían esos fondos para las actividades del grupo. “Así dejan de pedir a sus padres para que aprendan a ganar su dinero”, citó Patrick Angulo, director del grupo. Ofrecían el servicio por $ 0,25.

Votantes a otras localidades: “Viajamos y volvemos hoy”

Jimmy Reyes acompañó a su esposa, Liliana Montalván, para que sufrague en un plantel educativo de Durán, la mañana de ayer, y horas después ambos con sus tres hijos viajaron a La Libertad. Reyes votaría allá.

Estas historias se replicaban en las filas de usuarios que a última hora viajaron hacia distintas localidades del país donde permanecen empadronados pese a vivir en Guayaquil y cantones aledaños. “Quiero sufragar y tener el documento que sirve para los trámites”, dijo el peninsular.

Comida desde Salitre: ‘Venimos por el negocio’

En medio del intenso comercio registrado en los alrededores del colegio Aguirre Abad, Máximo Arreaga y Diana Vera, ambos salitreños, llegaron de ese cantón para ofrecer sus tortillas de camarón y queso.

“Esta inundado (Salitre) y no hay negocio en la playa de Santa Marianita”, sostuvo Vera quien esperaba llevar dinero a su tierra con la venta 200 unidades a 50 centavos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *