Con tres eventos arranca la agenda por los 486 años de fundación de Quito

Las primeras actividades que dan inicio a las fiestas por los 486 años de fundación de Quito están previstas para hoy, 30 de noviembre del 2020. Serán muy diferentes a otros años, debido a la emergencia sanitaria causada por el covid-19. A las 08:00 se empezará con el embanderamiento, que consiste en la entrega del estandarte de Quito al Alcalde de la ciudad, en los bajos del Palacio Municipal. Este acto se cumplirá de forma presencial. La Secretaría de Cultura del Municipio informó que por redes sociales se invitará a la comunidad a embanderar la capital. Será un acto simbólico, en el que el Burgomaestre izará la bandera en el balcón mientras la Banda Municipal toca el Himno del Ecuador. Cinco delegados de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), del Cuerpo de Agentes de Control y de los Bomberos estarán presentes en este acto, sin más público. Al final, Jorge Yunda se reu­nirá con 21 concejales; mientras, la banda interpretará el himno a Quito. Juntos irán a la iglesia de La Merced, en donde será la misa de tedeum. Con esta ceremonia tradicional, en honor a la Virgen de La Merced, se inician los actos oficiales por las fiestas de la ciudad. Se celebra desde 1963. Los organizadores informaron que no se ha invitado a más asistentes que los que conforman el Concejo, además de quienes oficiarán la liturgia. En la iglesia, con capacidad para unas 500 personas, apenas dos se sentarán en cada una de las 30 bancas, para mantener el distanciamiento recomendado por la pandemia. Ayer se instalaron los equipos para la transmisión de la misa en el templo religioso. También se preparó la decoración, con flores azules y rojas para la iglesia y con otras blancas que rodearán a la Virgen. El color simboliza pureza, alegría y salud, “que es lo que necesitamos en esta temporada por la pandemia”, explica Marcelo Chantasi, florista que cada año decora el espacio para la ceremonia. La Virgen, esculpida en piedra, fue bajada desde altar mayor del templo hacia el presbiterio para el evento de hoy, señaló fray Vicente Carabajo, sacristán mayor de La Merced. Por la emergencia sanitaria, los preparativos no son tan llamativos, como en años anteriores. Por ejemplo hasta ayer, al pasar por el Centro Histórico, los balcones no estaban decorados como se acostumbraba. Pocos optaron por colocar las banderas de la ciudad y algunos geranios. En un recorrido se observaron balcones sin arreglos en barrios del Centro, como San Marcos, San Diego y La Tola. En esta última zona, un solo balcón lucía decorado para la temporada, en la famosa calle Vicente León. Ahí se practicaban juegos tradicionales en esta época, cuentan los vecinos. En el piso aparecen dibujadas las famosas rayuelas, pero la calle permanece desolada. “La gente tiene miedo de salir”, dice María Pilay, quien vive en el barrio desde hace 20 años. Recuerda que su calle era muy colorida, antes de que varios vecinos se mudaran de la zona y otros prefirieran no seguir con la tradición. Este año, el único balcón decorado fue el del presidente del comité. En la calle Benalcázar una vivienda se destacaba, en la intersección con la Chile. En los últimos 30 años, Gloria Haro ha disfrutado la tradición que también enfrenta al coronavirus. “Era lindo venir a pasearse por aquí, sobre todo para nuestros turistas, ver los balcones llenos de flores y las banderas”, dice la propietaria de un negocio de dulces tradicionales. Este año, el 92% de la agenda de Fiestas de Quito será virtual, para evitar la propagación del covid-19. Unos 50 eventos, entre serenatas, recorridos por museos, exposiciones y otros, se harán de forma presencial. El alcalde Yunda invitó a los ciudadanos a vivir estas fiestas con responsabilidad, bajo el lema Que Quito Viva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *