Comienza el mantenimiento de la Columna de los Próceres

columna de los próceres

Es la segunda oportunidad que Marco Tulio Ochoa efectúa trabajos de mantenimiento de la Columna de los Próceres. Ya los había realizado en el 2005.

Dos obreros limpiaban la cúpula de la Columna de los Próceres, en el parque Centenario, cerca de las 15:00 del lunes 21.

Aquel icónico monumento comenzó un proceso de mantenimiento el lunes 14 a cargo del escultor Marco Tulio Ochoa. Junto a él también trabajan otras ocho personas.

Explicó que los trabajos que se realizan son de limpieza y renovación de líquidos protectores en los materiales que componen la estructura, que en el 2018 cumplió 100 años de su montaje.

“Es una limpieza profunda de los depósitos en las entradas de las esculturas, en las entradas de los relieves. El hollín, el polvo se pega, entonces eso hay que remover y recubrir de una capa de protección en los bronces. Nosotros empezamos a limpiar desde arriba para ir en orden, bajando y evitando que las filtraciones vayan contaminando la estructura”, manifestó el escultor.

Indicó que la limpieza se la hace con agua desmineralizada para no alterar el estado natural de las pátinas (envejecimiento del cobre) de la estructura. “En este caso no hay que usar precursores porque ya tenemos la pátina original, hay que protegerla para que el medio ambiente no altere su cromática”, sostuvo Ochoa.

Estaba previsto que el mantenimiento de la estructura se lo realice en octubre pasado, pero el escultor sugirió desarrollarlo desde enero del 2019 para poder monitorear la temperatura en las esculturas de bronce, debido al clima.

“Yo he estado monitoreando las esculturas y me han arrojado 55 grados con solamente tres horas de sol en estos días y pretendo hacerlo de manera continua para probar que la cera hipercristalinizada que es el material de esta cera que se usa no procede en este clima, porque el calor la reblandece y ahí se fija más rápido el polvo, mugre, el hollín”, refirió.

Manifestó que el material que usará para el recubrimiento de las esculturas de bronce es la resina de isocianato, pues no se reblandece con el sol. “Más bien este material se sostiene y el polvo se desliza. Esta resina tiene una durabilidad de un periodo de 48 a 60 meses”, dijo.

Sostuvo que uno de los problemas con los que se encontró tras una revisión preliminar de la estructura, es que las aguas lluvias han arrastrado los sulfatos de bronce y dejaron manchas en el capitel. “Eso es difícil de controlar y habría que hacer todos los años una película protectora para que no se produzca esa filtración en el mármol de carrara”, señaló.

El costo del mantenimiento de la Columna de los Próceres bordea los 40.000 dólares.

La última vez que se ejecutaron trabajos de reparación en la escultura fue en el 2013. Ese contrato fue adjudicado a Lourdes Muñoz Pardo.

Es la segunda vez que Ochoa interviene en dicha estructura para su mantenimiento. En el 2005 realizó la reposición en dos estructuras: la espada del prócer León de Febres Cordero y la de la alegoría a la justicia.

Ochoa, escultor guayaquileños de 57 años, ha trabajado en el mantenimiento de varias esculturas en Guayaquil como el monumento al Corazón de Jesús, en el escalón 174 del cerro del Carmen, o la elaboración de bustos a lo largo de la avenida del Periodista, en el norte.

Está previsto que el Municipio de Guayaquil implemente iluminación led a la Columna de los Próceres, en los próximos meses, así como también otros sitio como la iglesia de la Merced y el Arco de Urdesa.

Para esto se destinará un presupuesto de $ 213.362,14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *