Agenda Cultural

Cuenca deberá pasar por proceso de selección para ver si es admitida como “Ciudad Líder de la Cultura”.

Jordi Martí durante la conferencia magistral que ofreciera en Cuenca sobre las cuatro ideas base de la Agenda 21 de la Cultura. PSR

Con la presentación de la Carta de Derechos y Compromisos Culturales -carta a la cual se podrán adherir artistas, gestores, representantes de la empresa pública y privada- hoy se realizará la clausura oficial del Año de la Cultura y la participación dentro del proyecto Ciudades Piloto, impulsado por Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, CGLU.

El culmen de este proceso implica el inicio de la participación de Cuenca como “Ciudad Líder de la Cultura”, otro programa impulsado por CGLU; para eso, quienes y trabajaron en el proyecto ciudad piloto ahora afinan los detalles para inscribir la ciudad, tener un plan de trabajo listo y presentarlo ante el organismo que estudia el expediente. Cuenca deberá pasar por un proceso de selección para ver si es admitida como Ciudad Líder de la Cultura.

La programación de hoy contempla, entre otras cosas, las Charla Magistral “La Agenda 21 de la Cultura”, a cargo de Jordi Pascuales; tal como sucedió ayer con Jordi Martí, Gerente del Ayuntamiento de Barcelona, España, quien hablo de los cuatro puntos básicos en los que se fundamenta el planteamiento de la Agenda 21 de la Cultura.

La conferencia magistral de Martí se centró en la explicación de las cuatro ideas en fundamentales de la Agenda 21 y algunos problemas que, desde el punto de vista del conferencista, hoy por hoy están sobre la mesa para el debate.

La primera idea tiene que ver con la Dimensión Cultural en Términos del Ecosistema; la segunda idea que se denomina La Ciudad una Geografía de la Cultura y las Políticas Culturales; la tercera que centra su estudio y observación en la Nueva Perspectiva de la idea de Desarrollo; y la cuarta que se enfoca en los “Derechos Culturales”.

En relación a esas cuatro ideas que cimientan la Agenda 21 de la Cultura, Jordi martí en una entrevista dijo:

¿Las cuatro ideas básicas, poco a poco los han asimilado las ciudades que están dentro de este gran proyecto de la Agenda?
Sin duda, en mi opinión ha tenido una amplísima repercusión en muchas ciudades, principalmente en ciudades europeas y latinoamericanas, seguramente porque la agenda se colocó en la onda de los cambios que iban sucediendo a la avanzada, con lo cual es lógico que eso haya provocado y progresivamente que muchas ciudades hayan abrazado la agenda como marco conceptual que les permite repensar sus actuaciones en materia de cultura.

¿De qué manera la Agenda impulsa a concebir a la cultura más allá de las expresiones estéticas del arte sino como un todo de una sociedad?
La cultura se manifiesta en dos estados: el sólido que son todas las producciones culturales que conocemos, teatro artes plásticas, etc., y estado líquido o disuelto, que es la que define las formas de relacionarnos, los valores de una sociedad, las formas de convivir, las formas que adquieren las ciudades, todo eso es cultura. La Agenda no pretende marcar un objetivo de llegada, sino un camino y eso es lo interesante, va a cambiar los modos de gestionar las políticas públicas, los objetivos de muchas entidades culturales, la forma de orientar las grandes instituciones culturales; pero crece la dimensión social de la cultura que es el camino que marca la agenda.

¿La Agenda implica un proceso, las políticas de las ciudades se adaptan a esas cosas establecidas en la agenda?
Sí, pero lo que la agenda dice es lo que se debe asumir: uno, que la cultura es muy importante para el desarrollo de la ciudad; dos, que es pilar del desarrollo junto al económico, social, medioambiental; tres, que los ciudadanos tienen que ser participantes activos de la vida cultural. Si se asume esos principios la agenda entrega algunas indicaciones. La agenda no es una receta.

¿La agenda tiene principio, pero no final pero cada propuesta tiene que ser sólida?
Yo creo que se está demostrando que es así. En Cuenca, la velocidad con la que han hecho las cosas, el plan de los tres últimos años podría llenar agenda de diez años en otras ciudades, y eso es porque se puso a trabajar todo el ecosistema cultural en pro de los objetivos, y por eso la velocidad y capacidad de acierto aumenta.

¿Es fundamental que como parte del cimiente de la agenda la ciudad tenga una ordenanza de cultura?
Eso es difícil de contestar, depende de los marcos normativos de cada lugar. Yo en general diría que no es necesario, lo necesario es que la dimensión cultural esté impregnando un conjunto de ordenanzas de una ciudad. Porque en el momento que se incorpora la dimensión cultural el problema se ve de otra manera, eso es importante porque la dimensión cultural debe ir infiltrándose.

¿Cuenca va afianzando su trabajo para dar pasos firmes y avanzar en el tema de la Cultura?
Creo que sí. Me quedé sorprendido por la ambición de lo que se informó, la metodología y el impacto que ya tiene, eso quiere decir que la Agenda ha ganado posiciones dentro de la agenda general del municipio.

¿Un informe dejaba ver que en Cuenca hay una enorme conciencia en el manejo del patrimonio, del medio ambiente, no así de la economía, falta trabajar en este punto?
Creo que el vector que puede ser indiscutible de centrar en una ciudad como esta es la economía y sostenibilidad ambiental. Eso es interesante y pone retos en nuevas formas de movilidad, de generación de energía, de recursos naturales; eso es seguramente lo que podría proyectar y generar valor económico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *