Academia Diplomática, volverá a abrir sus puertas para retomar la formación profesional e integral de los funcionarios de servicio exterior

Ocho años después, la entidad volverá a abrir sus puertas para retomar la formación profesional e integral de los funcionarios de servicio exterior. La convocatoria será a nivel nacional, incluida Cuenca.

La última vez que la Academia Diplomática del Ecuador funcionó con este nombre, fue en 2011. En mayo de este año, después de ocho años de clausura, volverá a abrir sus puertas tras una convocatoria a nivel nacional ejecutada por la Cancillería.

¿Pero qué significa la reapertura de esta entidad? El embajador Alejandro Suárez, docente de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional del Ecuador, UIDE, y encargado de la reconstitución de la Academia Diplomática del Ecuador, explica que el fin de esta unidad es retomar la formación profesional e integral de los funcionarios de servicio exterior, quienes son preparados en distintos ámbitos y coyunturas.

Básicamente, dice Suárez, estas academias de alcance internacional son centros de formación especializada para los diplomáticos ecuatorianos. Desde su apertura en 1987, los cursantes aprendieron sobre relaciones internacionales, derecho internacional público, práctica diplomática y consular, realidad política, económica y social del Ecuador, conflictos internacionales contemporáneos, seguridad nacional, cultura, historia, geografía; e incluso, enseñanzas en protocolo y etiqueta.

Al momento de su clausura y por mandato del expresidente Rafael Correa, las funciones de la academia se trasladaron al Instituto de Altos Estudios Nacionales, bajo el nombre de Escuela de Relaciones Internacionales José Peralta. El pasado 21 de diciembre, el presidente Lenín Moreno dispuso oficialmente su reapertura. El Embajador indica que funcionará en su antigua sede original ubicada en Quito, donde actualmente está el Fondo de Cultura Económica de México.

Diplomáticos cuencanos

Alejandro Suárez recuerda a Mónica Martínez como una de las diplomáticas cuencanas más representativas de las trece promociones que formó la academia, quien actualmente se desempeña como funcionaria de alto nivel de la Cancillería. Por su parte, Oswaldo Encalada Vásquez, reconocido escritor y docente investigador, se refiere a otros diplomáticos cuencanos que, si bien ejercieron sus funciones antes que la academia fuera creada, lograron reconocimientos importantes. José Peralta, Honorato Vázquez, Rubén Astudillo y Gustavo Vega están en esta lista.

La cónsul honoraria de Francia en Cuenca, Carmen Moreno, considera positivo “el volver a retomar la diplomacia en su total contexto y altura, pues se trata de toda una ciencia”. Recalca además la incidencia de la mujer en el ámbito diplomático y sobre todo, en el contexto social. “Nunca he dejado de admirar el trabajo que hacen los hombres, pero hoy el mundo se trabaja de los dos lados”, comenta.

Requisitos
Las personas interesadas en ingresar a la Academia Diplomática del Ecuador deben tener la nacionalidad ecuatoriana, un título académico de tercer nivel, y una certificación del Ministerio de Trabajo que no les imposibilite trabajar en el sector público. Estos, como los requerimientos principales, informa Suárez, quien además anima a jóvenes y adultos para que sean parte de esta unidad, quienes una vez seleccionados, recibirán un nombramiento y un salario de tercer secretario de servicio exterior. (I)

DATOS
-Títulos. La Academia Diplomática del Ecuador no es una institución de educación superior y no otorga títulos a los cursantes que se han inscrito.
-Convocatoria. Antes de mayo, se prevé realizar la convocatoria nacional para las personas interesadas en formar parte del centro de formación.
-Mujeres. Desde 1830 hasta 2017, 156 personas ocuparon el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores, de las cuales, 153 han sido hombres y 3 mujeres.

LA CIFRA
13
promociones formó la Academia Diplomática del Ecuador desde 1987.

Los jóvenes pueden escalar rangos dentro de este ámbito académico

Como una vocación en la que se cumplen etapas y se ascienden rangos, “algo muy parecido a las Fuerzas Armadas”, califica el embajador Alejandro Suárez a la carrera diplomática.

Esta es la razón por la que anima a los jóvenes para que sean parte de la Academia Diplomática del Ecuador, una vez realizada la convocatoria nacional. “Las personas muy mayores quizá tengan menos tiempo para cumplir las funciones porque deberán retirarse. Tal vez consigan un paso muy corto en sus actividades”, argumenta.

Carmen Moreno, en cambio, resalta la posibilidad de viajar que tienen los funcionarios de servicio exterior. “Es un campo importantísimo para el desarrollo de la juventud que nos representará como país”, dice la funcionaria.

Gloria Añazco, estudiante de la Universidad Andina Simón Bolívar, realizó en 2018 una tesis de Maestría en Relaciones Internacionales, titulada ‘Presencia de la mujer en la diplomacia’.

En su trabajo de investigación, la estudiante concluye que “la diplomacia ha sido y sigue siendo un ámbito predominantemente masculino”, enfocándose en la forma en que las mujeres se fueron incorporando a la Cancillería.

Se refiere al nombramiento de mujeres como Cancilleres y evidencia que, en la historia de esta entidad han existido 156 personas que han desempeñado el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores desde 1830 hasta 2017, donde 153 han sido hombres y 3 mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *