7 emprendedores, presentaron ayer sus propuestas de emprendimiento al público en una feria del MIES

 Madres y adultos mayores, firmes como emprendedores

La emprendedora Rebeca Villamar ofreció arreglos de rosas, globos y chocolates por San Valentín que tuvieron acogida en los visitantes.

Alessandra Gonzabay, de 44 años, mostró ayer pantalones, shorts, faldas, pijamas, vestidos y blusas desde $ 3 hasta $ 10 en su estand, en los bajos de la sede zonal del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), en Illingworth 112 y Malecón, en el centro de Guayaquil.

Estas prendas fueron elaboradas en su taller Confecciones Hermanos Navarrete, que logró emprender luego de un préstamo de $ 1.200 del bono desarrollo humano.

Ella, al igual que otros 7 emprendedores, presentó ayer sus propuestas de emprendimiento al público en una feria del MIES, la cual estará hasta hoy ofreciendo descuentos especiales.

Amanda Arboleda, directora de Distrito centro-sur del MIES, explicó que esta feria es una de las 2 que se realizan al mes de manera local. Sin embargo, existen otras que se hacen en universidades o espacios más grandes en las que van más emprendedores de forma gratuita a exhibir sus productos al público.

Precisó que existen 846 emprendimientos en el Distrito centro-sur del MIES, en Guayaquil, y que salen a ferias en diversos turnos y se rotan para que todos puedan participar.

“Buscamos espacios para nuestros emprendedores, siempre nos facilita la Universidad Politécnica Salesiana (UPS), y la Universidad de las Artes. Allí ellos exhiben sus creaciones, y promovemos las obras hechas a mano, a nuestros artesanos”, explicó Arboleda.

El artesano Guillermo Arreaga, beneficiario de este programa de 78 años, ofreció zapateras de lona para guardar 16 pares de zapatos y con un espacio adicional para guardar moños o interiores, desde $ 15, hay de varios diseños para niños, niñas, hombres y mujeres. También mostró forros para electrodomésticos como lavadoras, cocinas, entre otros.

Agregó que ya son más de 8 ferias en las que participa, y que su taller está ubicado en la cooperativa Brisas del Salado, en la isla Trinitaria.

Además piensa hacer otro crédito para abrir un local en el centro para tener mayor acogida con sus productos.

Al sitio llegó Samantha Briones, quien trabaja en la zona bancaria, compró dos arreglos de flores y chocolates para sus mejores amigas por el Día del Amor y la Amistad.

Rebeca Villamar, otra emprendedora, le vendió los arreglos y también les ofreció reloj, blusas y camisetas réplicas triple A. Ella ha asistido a dos ferias y comenta que le ha ido muy bien para los primeros meses de su negocio.

Arboleda agregó que las emprendedoras han recibido capacitaciones para mejorar su producción, así como la atención de sus clientes.

Para fin de mes, el MIES hará una feria grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *